Acerca del autor

Angeyeimar Gil es Licenciada en Trabajo Social y docente e investigadora de la Universidad Central de Venezuela (UCV). Se encuentra doctorando en Ciencias Sociales y es integrante del Centro de Investigación de la Crisis Venezolana (CICV). Se especializa en investigaciones de índole social con énfasis en políticas públicas, derechos humanos y derechos de los niños, niñas y adolescentes.

Sinopsis

El fortalecimiento de las relaciones entre la República Popular China y Venezuela durante las primeras décadas del Siglo XXI se materializó a través de préstamos e inversiones provenientes del país asiático. Buena parte de estas inversiones estuvo destinada a proyectos de ingeniería civil, telecomunicaciones, minería e infraestructura para ejecutar en Venezuela a través de empresas mixtas. Dichos proyectos, además de contribuir al desarrollo económico del país suramericano, aspiraban a generar oportunidades laborales idóneas para los trabajadores venezolanos.

El siguiente estudio es una investigación de carácter cualitativo fundamentada en entrevistas semiestructuradas a trabajadores venezolanos que estuvieron vinculados laboralmente con cuatro empresas chinas: China National Petroleum Corporation (CNPC), ZTE Corporation, Sinohydro y Gezhouba Group Corporation. Estas empresas tuvieron una participación significativa en los consorcios que ejecutaron proyectos en Venezuela en las dos últimas décadas. Como resultado, se identificaron múltiples incumplimientos de la legislación laboral venezolana por parte de estas filiales, como también por parte del Estado venezolano. El estudio concluye que, a pesar de la importante participación de empresas chinas en Venezuela, no hubo una ganancia significativa en materia laboral ni beneficios económicos para ninguna de las partes.

Puntos principales:

China ha sido miembro de la Organización Internacional de Trabajo (OIT) desde su creación, sin embargo, a la fecha, no ha ratificado todos los convenios fundamentales de este organismo, consistentes en la garantía de los Derechos Humanos.

A diferencia de China, Venezuela ha ratificado todos los convenios fundamentales de la OIT, no obstante, ha sido objeto de numerosas denuncias ante dicho organismo por incumplimiento de estos convenios.

Si bien la legislación laboral China ha evolucionado en las últimas décadas, sigue existiendo un vacío legal en la garantía de los derechos sindicales, incluido el derecho a la huelga.

Venezuela cuenta con una ley laboral robusta donde se refleja la garantía de los derechos fundamentales a sus trabajadores, no obstante, en la praxis no se refleja el cumplimiento de esta normativa.

Las principales violaciones de la legislación laboral venezolana por parte de las empresas chinas están relacionadas con: procesos irregulares de contratación, desigualdad salarial entre el personal venezolano y el personal extranjero, falta de protecciones sindicales y priorización de personal extranjero especializado sobre el venezolano.  

Se evidencia una evasión marcada por parte del Estado venezolano frente a la garantía de los derechos de los trabajadores. 

Descargue y lea el documento completo aquí